Bienvenidos al sitio web del Movimiento de Cursillos de 

Cristiandad de la Diócesis de San Francisco, Córdoba.

 Cristo resucitado: fuego nuevo y joven

Mensaje de Pascua 2017 del obispo de San Francisco

“Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!” (Lc 12,49).

La Vigilia Pascual se inicia con la bendición del fuego nuevo. De allí se toma la llama que, del Cirio pasa a las candelas de los fieles, inundando con su luz el templo en penumbras. También en él se encienden las brasas para el incienso que se ofrecerá en la Eucaristía. 

Una luz vacilante y humilde se impone finalmente a las tinieblas que parecían invencibles. Es una luz que viene de las llamas jóvenes de un fuego nuevo, sobre el que ha descendido la bendición de Dios. 

Un gesto ritual sencillo pero elocuente. La fe que se nutre en la lectura orante de las Escrituras y en el seguimiento de Cristo desentraña su significado. 

Jesús de Nazaret, transfigurado por el Espíritu en la resurrección, es ese fuego de Dios para nuestro mundo. Es luz que ilumina, calor que enciende y llama que purifica. De Él viene la luz que disipa oscuridad y vence nuestros temores. 

Sus ojos de Resucitado “parecen llamas de fuego” (Ap 1,14). No hay potencia humana que pueda sofocar la apasionada libertad con la que se ha entregado para redimir a la humanidad. Ya lo había profetizado la esposa enamorada del Cantar de los Cantares: “Las aguas torrenciales no pueden apagar el amor, ni los ríos anegarlo. Si alguien ofreciera toda su fortuna a cambio del amor, tan sólo conseguiría desprecio” (CC 8,7).

El Señor resucitado es, sobre todo, fuego siempre joven que hace nuevas todas las cosas. La comunión con Él nos permite nacer de nuevo, del agua y del Espíritu, según la promesa del mismo Señor (cf. Jn 3,5-9).

Cristo resucitado es libre. Y nos hace hombres y mujeres libres. La libertad que se vive como entrega de la propia vida a los demás es el signo más elocuente del poder de la Pascua.

Si tuviera que expresar un deseo para esta Pascua – para mí, para la Iglesia diocesana y para cada persona – lo haría con esta oración surgida del corazón creyente: 

Padre, que no dejemos extinguir el fuego que Tú mismo has encendido en el mundo. 

Ese fuego es tu Hijo Jesucristo. Es su Evangelio que nos habla, nos hiere y nos consuela. Nos revela tu Rostro de Padre y, por eso, nos hace libres.

A través de la entrega pascual de Jesucristo, el fuego de tu amor incondicional y compasivo ha entrado definitivamente en el mundo, para ya nunca más irse.

Al ungirnos con el Espíritu de tu Hijo, has derramado ese amor divino en nuestros corazones y los ha encendido con la misma libertad de Jesús: nos hace tus hijos y nos transforma en hermanos y amigos.

Él nos capacita para el perdón de las ofensas, la reconciliación y el reencuentro de los que estaban lejos, enemistados y enfrentados. 

En ese amor hemos creído. Él es nuestra certeza y sobre él se apoya nuestra esperanza. 

Que ese amor no languidezca en tu Iglesia, por miedo, frialdad o comodidad. Que sea como María, una Iglesia pobre y libre, misionera y servidora.

Que tu fuego arda siempre nuevo en las familias, en los pastores y consagrados; en los niños, en los jóvenes, y en el corazón amable de los ancianos; en los que luchan por la dignidad de la vida; en los que sienten la pasión por el bien común y la verdad; en los que se entregan a la causa de los más pobres y olvidados; en los que luchan para que esta tierra siga siendo nuestra casa común, especialmente para las nuevas generaciones.

Miramos a tu Hijo Jesucristo. Él es el Viviente que comunica vida y alegría. Viene de vencer la muerte y el pecado. Somos vocación y misión, pues Él nos llama y nos envía, pronunciando con amor nuestro nombre.

A Él nos entregamos suplicando que su Espíritu nos transfigure.

En este día santo de Pascua, te glorificamos, Padre bueno, por Cristo, tu Hijo, en la unidad, el consuelo y la alegría del Espíritu Santo.

Amén. 

¡Cristo ha resucitado verdaderamente!

¡Muy feliz Pascua para todos!

 

+ Sergio O. Buenanueva

Obispo de San Francisco

Domingo de Pascua, 16 de abril de 2017


  1. Resultado de imagen para gif animados del movimiento cursillo de cristiandad

Últimas noticias


HOJA MOTIVADORA JUNIO 2017 (Enviado el 01/06/2017)
MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD                         DIÓCESIS DE SAN FRANCISCO 
                      www.mccsanfco.com.ar  E-mail:secretariado@mccsanfco.com.ar 
 
 
MES DE JUNIO 2017 -  PRIMERA REUNIÓN 
Revisión de vida:  Compartamos cuál ha sido el PASO de Dios en nuestra vida en estos quince días. EL GRUPO de cristiandad quiere ser la propia Iglesia (sacramento,  signo e instrumento de Cristo). No hay reunión de grupo sin grupo. Lo que nos interesa no es hacer reuniones, sino formar grupos (comunidades cristianas) que vayan fermentando de Evangelio los ambientes. 
TEMA :  REVISIÓN DE VIDA. 
VER LA REALIDAD :  ¿Descubrimos que Dios se dirige a nosotros a través de todos los acontecimientos de nuestra vida, si sabemos interpretarlos con fe y a la luz del Evangelio?.  Un acontecimiento  es   la materia prima para la revisión de vida y punto de partida para el testimonio.   ¿Cómo crece y madura nuestra fe después de la experiencia de Dios hecha en Cursillos?.   Sin mirada de fe,  aparece el “aburrimiento y apatía apostólicos”.  La  enfermedad del aburrimiento en la reunión de grupo es la principal dificultad para revisar nuestra vida.  ¿Sabemos que la revisión de vida es la forma de espiritualidad propia del pos-cursillo y absolutamente necesaria   para los que pretendemos vivir nuestra vocación  cristiana con espíritu evangelizador?.   Cursillos no nos carga de nuevos trabajos o responsabilidades, sino que, a través de la auténtica revisión de vida,  va generando en nosotros nuevas actitudes por la Presencia de Alguien que penetra y mueve desde nuestro interior profundo, toda nuestra vida. 
PRESENTAMOS UN ESQUEMA PRÁCTICO PARA LA REVISIÓN DE VIDA.  Reservar unos minutos para hacer memoria de lo vivido en la quincena. Elegir un acontecimiento  que presiento importante (no pensemos en  situaciones extraordinarias). Lo reviso en todas sus circunstancias: lugar,  tiempo, personas que lo rodean o le dieron origen. 
 Le dedico un tiempo especial  de silencio para meditar ese acontecimiento, desde una mirada de fe, tratando de descubrir el PASO DE DIOS, es decir,  la presencia y la acción amorosa de Dios en mí. 
 Me detengo a revisar, a gustar los efectos o frutos que percibo en mí: actitudes que genera ese acontecimiento en mi vida:  paz, alegría,  consuelo, humildad, agradecimiento,  perdón… 
 Reviso cómo influyó  en mi PIEDAD, ESTUDIO  Y/O ACCIÓN  “esa experiencia de Dios”. 
 Me preparo para compartir –testimoniar esta experiencia personal, en la reunión de grupo, tratando de generar mi anuncio evangelizador en el entorno habitual  de mi vida. 
ILUMINACIÓN:    LUCAS 24,13-35      Leer y comentar a partir del  encuentro de los discípulos de Emaús con Aquél que caminó con ellos,  cómo lo descubrieron  y cuál fue su respuesta. 
ACTUAR: Cada uno emite un compromiso concreto. Por ejemplo: revisar, releer el esquema presentado   para una revisión de vida que nos haga crecer  como  verdaderos apóstoles del M.C.C en la Iglesia. 


MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD                         DIÓCESIS DE SAN FRANCISCO 
                      www.mccsanfco.com.ar  E-mail:secretariado@mccsanfco.com.ar 
 
 
 
MES JUNIO 2017:  SEGUNDA REUNIÓN 
Revisión de vida:   de acuerdo a lo tratado en la reunión anterior, ¿nos sirvió el esquema presentado  de cómo hacer la revisión de vida?,  ¿nos esforzamos por descubrir  un acontecimiento que nos hace vivir la experiencia de Dios?.  Demos nuestro testimonio en clima de un sincero compartir. 
 
T E M A : CONTINUACIÓN DEL CAPÍTULO IV DE AMORIS LAETITIA. 
 
VER LA REALIDAD:  ¿Pensamos alguna vez que el matrimonio cristiano es la imagen del amor de Dios por nosotros? Dios es comunión: Padre, Hijo y Espíritu Santo y este es el misterio del matrimonio: ser comunión: “Dios hace de los esposos una sola existencia”. ¿Tenemos respeto por el alto valor del otro, por su belleza, que no se refiere a atractivos físicos,  sino por lo sagrado de  su ser personal?. ¿Descubrimos que muchas heridas o crisis en las familias se originan porque dejamos de mirarnos? Se oyen quejas como: “Mi esposo no me mira”, “Mi esposa ya no me mira, ahora sólo tiene ojos para sus hijos”. ¿Cómo les hacemos ver a los jóvenes que el casarse por amor implica la superación del individualismo adolescente,  mientras se expresa la firme opción de la identificación con el otro, la maduración de ese amor para crecer en solidez  y a su vez para que puedan cumplir su misión en la sociedad? Dice el Papa Francisco (N° 136 a 141 de A.L.): “El diálogo es una forma privilegiada e indispensable de vivir,  expresar y madurar el amor en la vida matrimonial y familiar. Pero supone un largo y esforzado aprendizaje”.  ¿Nos esforzamos por desarrollar actitudes (modo de preguntar, la forma de responder, el tono utilizado) que hacen posible el diálogo auténtico?. ¿Es la sexualidad humana,  el erotismo un lugar importante en el matrimonio? ¿lo vemos como un don de Dios?. “Los actos propios de la unión sexual de los cónyuges  responden a la naturaleza de la sexualidad querida por Dios si son vividos de modo verdaderamente humanos”.                “En esta época se vuelve muy riesgoso que la sexualidad también se vea poseída por el espíritu venenoso del “usa y tira”.  El cuerpo del otro   es con frecuencia manipulado,  como una cosa que se retiene mientras brinda satisfacción y se desprecia cuando pierde atractivo”.(N° 53 A.L.) ¿Conocemos el valor de la virginidad y del celibato,  estados elegidos por los que quieren consagrar su vida al servicio del REINO?. San Pablo reconoce   el valor de los diferentes llamados: “Cada cual tiene su propio don de Dios, unos de un modo y otros de otro” (1ª. Co. 7,25.) 
 
ILUMINACION:        Efesios  5,  25 - 32                               ACTUAR:  Comprometernos a leer  el capítulo IV de Amoris Laetitia para mejorar nuestra relación matrimonial y familiar. 
 
N°138 A.L.: “Es posible reconocer la verdad del otro, el valor de sus preocupaciones más hondas y el trasfondo de lo que dice, incluso detrás de palabras agresivas.  Para ello hay que tratar de ponerse en su lugar e interpretar el fondo de su corazón, detectar lo que le apasiona, y tomar esa pasión como punto de partida para profundizar en el diálogo”. 
 
 
 
 


HOJA MOTIVADORA MAYO 2017 (Enviado el 06/05/2017)

MES DE MAYO 2017:   PRIMERA REUNIÓN

Revisión de vida: Compartamos:¿Cómo ha sido el PASO de Dios en la Pascua?¿Hemos vivido con alegría la Resurrección del Señor? Si tenemos otras vivencias, revivámoslas en este clima de reunión de grupo.

TEMA:   DESPEDIDA.   INTENDENCIAS O PALANCAS.   LA CLAUSURA.

VER LA REALIDAD:    Cuando podemos.¿participamos de la despedida de los 0 km? Los padrinos,¿Nos esforzamos para tener en cuenta todos los detalles:pasar a buscarlos puntualidad, llevar la valija, acompañarlos hasta que el colectivo se aleje?. Parecen nimiedades pero todos estos gestos son importantes para el ánimo del candidato. Recordamos que no se debe mentir, ni hacer bromas acerca de los días que pasarán en Betania.

LA INTENDENCIA O PALANCA

“Tratándose de una tarea de conversión y promoción cristiana de hombres es indispensable contar con la gracia de Dios que se ha de pedir con la fuerza omnipotente de la oración confiada, constante y humilde”. (I.F.)

La intendencia o palanca ha de ser real,  posible de cumplir (oraciones,  sacrificios,  obras de misericordia, eucaristías). Debe ser individual y/o comunitaria. (No enviar fotocopias).   Debe ser esperanzadora.

No enviar regalos, golosinas, ni transmitir noticias de ningún tipo que distraiga al 0 km. de lo verdaderamente esencial: su vivencia plena del Cursillo.

CLAUSURA

¿Asistimos a la clausura de un Cursillo? ¿Lo tomamos como lo que es, un acto de gozo íntimo y de servicio a la Iglesia?.  ¿Tenemos en cuenta la importancia de reunirnos (la comunidad orante)con los nuevos hermanos?.

¿Somos conscientes de que el testimonio de presencia en la clausura es SIGNO del misterio de comunión en Cristo con todos? (los que hicimos cursillos y los que llegan).

Son objetivos propios de la clausura: (I.F.)

.-Ofrecer a los 0km la oportunidad de dar su primer testimonio de disposición al cambio.

-Presentarles el testimonio vivo y esperanzador de la comunidad cristiana.

Facilitar el primer contacto con el mañana, aumentando la ilusión,  la entrega,  el amor, ante el futuro que se abre a sus vidas.

Dar sentido eclesial a todo el cursillo en el encuentro jubiloso con los hermanos. Evitar excesos de ruidos,  pensar que los 0km están emocionados,  respetar esta situación.

Por todo ello,  NO FALTEMOS A LAS CLAUSURAS.

ILUMINACIÓN:   Mateo 20, 26-28       Mateo 6, 6-18

ACTUAR:  Profundizar la oración por los próximos cursillos.  Invitar a asistir al Cursillo a personas alejadas de la Iglesia pero con vocación de líder, sin miedos, con la seguridad puesta en la acción del Espíritu Santo.

 

MES DE MAYO 2017:  SEGUNDA REUNIÓN

 

Revisión de vida:  A la luz de la Palabra de Dios: “donde dos o más estén reunidos en mi nombre, yo estaré en medio de ellos” en este clima compartamos  cuál ha sido el PASO de Dios en nuestras vidas.

TEMA : CAPÍTULO IV DE AMORIS LAETITIA.

VER LA REALIDAD:

Leemos en el HIMNO DE LA CARIDAD: “El amor es paciente, es servicial”.

“Tener paciencia no es dejar que nos maltraten continuamente  o tolerar agresiones físicas o permitir que nos traten como objetos”.

¿Entendemos en qué consiste la verdadera paciencia? (ver Amoris Laetitia 92).

¿Por qué decimos que el amor no es sólo sentimiento?.

¿En qué consiste la actitud de servicio?, ¿o el hacer el bien?.

¿Conocemos cuáles son  algunas de las actitudes contrarias al amor? (envidia, vanagloria, creerse superior al otro, el ansia de poder y dominio  sobre el otro,  la arrogancia que nos vuelve insoportables).

“La lógica del amor cristiano  no es de quien se siente más que otros  y necesita hacerle sentir su poder, sino: “el que quiera ser el primero entre ustedes, que sea su servidor” (Mt.20,27).

¿Nos esforzamos por ser amables?, ¿buscamos siempre nuestro propio interés o el de los demás?..¿Somos capaces del desprendimiento que permite dar gratis hasta el fin?.

¿Guardamos rencor? A veces nos volvemos crueles ante cualquier error humano y hasta abrigamos deseos de venganza…

Cuando hemos sido ofendidos o desilusionados, el perdón es posible y deseable, pero nadie me dice que sea fácil.

 La verdad es que la comunión familiar  puede ser conservada y perfeccionada sólo con un gran espíritu de sacrificio. (A.Laetitia  N° 106 al 108).

¿Tratamos de fomentar en nuestra familia la comprensión, la tolerancia, el perdón, la reconciliación?  ¿Nos perdonamos a nosotros mismos?

ILUMINACIÓN:  Leer y meditar:  1ª Corintios: 13, 4-7

                                                       Efesios: 4, 31

                                                       Filip: 2, 4

                                                       Ef: 4, 26

(Conviene leer y comentar la primera cita y dejar las otras para leerlas en casa).

ACTUAR: Expresar un compromiso concreto de conversión personal,  mejorar la relación  entre esposos, con los hijos y/o demás miembros de la familia.


Archivo de Noticias Para ver las noticias anteriores, haga click aquí.