Historia MCC San Francisco  

Breves apuntes sobre los primeros tiempos del Movimiento de Cursillos de nuestra Diócesis

Por Francisco I. Giletta

 

Período anterior al primer Secretariado de la Diócesis.

 

El Movimiento de Cdel Padre Raúl Pozzi y tuvo una gran respuesta de los laicos. Estos viajaban a ursillos en nuestra Diócesis comenzó en Morteros con la dirección espiritual Córdoba, a Alta Gracia (en un edificio que fue Hospital Montaña) donde los Cursillos Padres Operarios de España (P. Julián, P. Falo, P. Ángel, entre otros) realizándose las clausuras en el salón de Parroquia de los Capuchinos de Córdoba.

Francisco Jesús Olivera, de nacionalidad uruguaya, se dedicaba al trabajo con los laicos, más precisamente con el Movimiento Familiar Cristiano.

Los primeros sanfrancisqueños que hicieron sus Cursillos en Córdoba fueron Biardo Vénica y Néreo Panero, invitados por el Padre Pozzi desde Morteros. En una segunda tanda el P. Olivera con el Dr. José Marinosci y el Sr. Arijón participaron del Cursillo N° 28 desde el 31 de Agosto al 3 de Setiembre de 1967 en Córdoba, siendo rector Gastón Urretz Zavalía.Néstor Marengo hizo el Cursillo N° 20 en Tucumán, en Junio de 1964, por lo tanto, es el primer sanfracisqueño que hizo Cursillos. Monseñor Herrera trasladó a San Francisco al P. Pozzi para que repitiera el excelente trabajo apostólico que había realizado en Morteros. Se organizó el primer Secretariado provisorio en el año 1968, siendo presidente Francisco Canale, acompañado por los primeros cursillistas.

 

El primer Secretariado

 

El primer Secretariado de la Diócesis se creó en el año 1972 bajo la asesoría  del Padre Baldomero Martini, en la Parroquia San José Obrero. Los integrantes eran: Francisco I. Giletta y Sra., Roberto Martelli y Sra., Néstor Marengo, Francisco Canale, Ramón Molina y Florentino M. Arnaudo y Sra. Desde ese momento empezaron a organizar grupos con las personas que ya habían hecho Cursillos y para coordinar las tareas a fin de enviar más candidatos a Córdoba. Era muy sacrificado el regreso del Cursillo, siempre se llegaba aquí a la madrugada con los cero kilómetros, pero con el ánimo reconfortado por las fuertes vivencias de la Clausura y una ilusión contagiosa.

Se organizó un retiro espiritual en Vignaud, que predicó el P. Falo y de allí surgió la necesidad de empezar en la Diócesis, la realización de los Cursillos.

El primer Cursillo de Hombres (Villa María, 24 de Octubre de 1974) con el P. Falo y el P. Cassina como Directores Espirituales y Rector el Dr. Edmundo Chappuis. El primero de Mujeres (Villa María, del 7 al 10 de Noviembre de 1974) siendo Directores Espirituales el P. Ángel González y el P. Baldomero Martini, Rectora Judith de Ferreyra. En los primeros Cursillos de Hombres y de Mujeres había sacerdotes y laicos de esta Diócesis. Recién en el Cursillo N° 3 de Hombres (Arroyito, 14 al 17 de Agosto de 1976) y Mujeres (Arroyito, 9 al 12 de Setiembre de 1976) todo el equipo y asesores éramos de la Diócesis de San Francisco.

Los integrantes del M.C.C. de San Francisco, nunca deberán olvidar lo que hicieron los sacerdotes y laicos de la ciudad de Córdoba para promover el Movimiento y los Cursillos en nuestra Diócesis. Siempre estaremos en deuda por tanto esfuerzo, trabajo y generosidad.

No debemos tampoco olvidar a todos los queridos asesores del Movimiento, Directores Espirituales de los Cursillos y sacerdotes que nos visitaron y alentaron en varias oportunidades, como el Padre Benjamín Furlán, autor del “Cuarto Día.

 

¿Qué hizo el Movimiento de Cursillos en 25 años de la Diócesis?

Sólo Dios puede dar la respuesta. Cuántas almas purificadas, cuántas obras de caridad, cuántos beneficios espirituales volcados a la comunidad… La extensión del Reino de Dios no se puede cuantificar. Sin embargo podemos apreciar dos obras fundamentales que se debe al trabajo de los cursillistas

1) La Asociación Amigos del Bien que hace veinte años ayuda a los más necesitados, constituyéndose en una institución prestigiosa y reconocida en la ciudad, que ya comenzó a fundar asociaciones homónimas en pueblos vecinos.

2) La Casa de Betania, que cumple una función imprescindible y esencial en la Diócesis, abierta a todas las instituciones de la Iglesia.

 

Editorial de la revista del M.C.C.de nuestra Diócesis de San Francisco, edición exclusiva con motivo del 25° aniversario.