CARTA RECTOR CURSILLO N° 40 HOMBRES

Las Varillas, Junio 2016.

Queridos Hermanos en Cristo:

Luego de haber transcurrido unos días desde la clausura del cursillo Nº 40 de hombres, quería expresarles mi agradecimiento y el de todo el equipo por los ofrecimientos, renuncios y rezos de rosarios. En definitiva agradecerles por toda la fuerza que hemos recibido a lo largo de este año que nos llevó la preparación del cursillo y que se intensificó en este último tiempo.

No deja de sorprender toda la gente que moviliza un cursillo para poder ser desarrollado dentro de los carriles previstos. Toda esa gente que realiza su servicio de manera silenciosa, lo hace brindando lo mejor de cada uno, simplemente guiado por la fuerza del Espíritu Santo.

Somos herramientas en las manos de Dios, solamente tenemos que confiar en Él y entregarnos plenamente, y en esa labor, debemos estar atentos al llamado que nos hace y no debemos dudar en dar el sí generosamente, porque vamos a hacer arder el fuego que vivimos alguna vez como 0 km.

Comparto esto, no sintiéndome más ni menos que nadie, simplemente para compartir lo vivido y alentando a toda la diócesis a que sigamos aportando nuestro granito de arena para que nuestro movimiento siga caminando y creciendo.

“El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora la navecilla de nuestra alma hacia la santidad, que lo que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas.”

Santa Teresa de Ávila.

Roberto Ramallo

Rector Cursillo Nº40



Enviado el 2016-06-20 21:36:16